¿Cómo cotizarán y quién pagará las cuotas de los becari@s?

El pasado 28 de diciembre el Boletín Oficial del Estado daba más detalles sobre cómo funcionará el nuevo sistema. Así, a partir del 1 de enero de 2024, todos los becari@s cotizarán en la Seguridad Social, aunque sus prácticas no sean remuneradas. Las personas que realicen las prácticas se considerarán trabajadoras por cuenta ajena.

¿A quién afecta?

Las prácticas que tendrán que cotizar en la Seguridad Social, sean remuneradas o no, son las realizadas por alumnos universitarios (titulaciones oficiales y títulos propios), másteres de formación permanente o diplomas de especialización o de experto. También incluye las prácticas de Formación Profesional, excepto la FP Dual.

¿Cuáles son las cotizaciones?

En el caso de formaciones remuneradas, ya era obligatorio estar dado de alta en la Seguridad Social para cotizar por pagos económicos o en especie. En el caso de las actividades curriculares, la cuota estaba bonificada.

El cambio llega con las formaciones no remuneradas. De acuerdo con lo que establece el BOE del 28 de diciembre, la cotización será de 2,54 euros por cada día de prácticas (contingencias comunes), sin que se pueda superar la cuota mensual de 57,87 euros.

La cuota por contingencias profesionales será de 0,31 euros, con un máximo mensual de 7,03 euros. Ahora bien, las cuotas por contingencias comunes tendrán una bonificación del 95%, de forma que la cuota empresarial quedará en 0,13 euros, con un máximo mensual de 2,89 euros.

El BOE establece que estas cuotas estarán vigentes hasta que se aprueben los presupuestos generales del Estado del 2024, que las actualizará si corresponde.

¿Quién paga la cuota?

Las personas que realicen las prácticas se considerarán trabajadoras por cuenta ajena en el régimen general de la Seguridad Social. Se excluye la protección por paro.

En el caso de prácticas remuneradas, las obligaciones con la Seguridad Social las asumirá el organismo o entidad responsable de financiar el programa de formación, y asumirá la condición de empresario.

En el caso de las prácticas no remuneradas, la norma establece que la obligación corresponde a "la empresa, institución o entidad" donde se desarrolle la beca.

Ahora bien, también abre la puerta a que, en la práctica, quien acabe asumiendo el pago de las cuotas sea el centro de formación responsable, si lo establece el convenio de colaboración con la empresa.

¿Qué pasa si ya se habían iniciado las prácticas?

Si se ha empezado una práctica antes del 1 de enero del 2024 y todavía no se ha acabado, la norma será aplicable a partir de esta fecha, según establece el BOE.

Se establece un plazo excepcional, que finalizará el 31 de marzo, para comunicarlo en la tesorería de la Seguridad Social.

¿Necesitas asesoramiento laboral o fiscal para tu empresa?

En TAX podemos ayudarte. Contáctanos.

 

Plan de recuperación, transformación y resiliencia
  Top