La Agencia Tributaria impulsará el control de los grandes patrimonios de personas físicas que, junto con el refuerzo de la lucha contra la economía sumergida, en especial en el ámbito del IVA, y la regularización de prácticas elusivas en el ámbito fiscal internacional serán las áreas más relevantes del Plan de Control Tributario 2017.

Las nuevas herramientas informáticas ad hoc facilitarán el análisis de riesgo y las inspecciones sobre los grandes patrimonios y permitirán analizar las alteraciones patrimoniales y trasvases de rentas realizadas a través de técnicas agresivas de planificación fiscal, el uso de sociedades interpuestas para encauzar retribuciones personales, las manifestaciones de capacidad económica inconsistentes con las bases imponibles declaradas en el IRPF y la disponibilidad de activos en el exterior.

También se realizarán acciones de control con la información obtenida en el marco del Acuerdo FATCA (residentes españoles con cuentas en Estados Unidos) y a través del modelo CRS (cuentas procedentes de 54 jurisdicciones fiscales).

 

Investigación patrimonial

Esta información complementará la obtenida por los modelos 750 y 720. En particular, se prestará especial atención a la explotación de información sobre transacciones con territorios de baja tributación, comunicaciones espontáneas procedentes de terceros estados, estructuras opacas con componente internacional y localizaciones ficticias de residencias fiscales en el extranjero.

 

El IVA y la lucha contra la economía sumergida

Se intensificarán las personaciones en las sedes donde se realiza la actividad económica de los obligados tributarios, al objeto de acreditar y regularizar situaciones de infradeclaración de ingresos. Se pondrá especial atención a las actividades de venta al consumidor final por ser las que tienen mayor riesgo de incumplimiento en el IVA.

Se extenderán las actuaciones a los sectores con niveles altos de economía sumergida y se vigilarán los comportamientos tributarios posteriores a las comprobaciones. También se potenciará el análisis de la capacidad adquisitiva real de los contribuyentes, combinando el contraste de la información declarada sobre bienes y derechos con información sobre gestión de cuentas corrientes e inconsistencias con su titularidad formal, beneficiarios de tarjetas de crédito emitidas tanto en España como en el extranjero y uso de efectivo, a la vez que se mantienen las actuaciones para verificar el cumplimiento de la limitación de pagos en efectivo.
Al mismo tiempo, la Agencia reforzará el análisis del software comercial que posibilita la ocultación de ventas.

 

Elusión fiscal de multinacionales

La Agencia Tributaria trabajará en el desarrollo de modelos de análisis de riesgo que permitan anticipar y optimizar el uso de la información que se comenzará a recibir este año, cosa que supondrá un notable incremento de la información disponible por la AEAT respecto de la tributación de las multinacionales que operan en territorio español.

En particular, se analizarán las estructuras de planificación fiscal agresiva, estructuras híbridas (con distinto tratamiento fiscal en España y en un país tercero), generación artificial de gastos financieros, utilización abusiva de las políticas de precios de transferencia (intragrupo), atribución de beneficios a establecimientos permanentes en España de entidades no residentes y tributación de operaciones realizadas con residentes en paraísos fiscales. Adicionalmente, se prestará especial atención al control de entidades que operan internacionalmente en el ámbito de la economía digital.

 

El fraude en la economía digital

En este ámbito se potenciará la colaboración con las Administraciones tributarias de otros países para la comprobación de los beneficios obtenidos por los agentes económicos que utilizan internet como medio para publicitar bienes y servicios, dado que los principales captadores de publicidad son grandes empresas transnacionales con sede fuera de nuestras fronteras.

Se prestará especial atención al control de las operaciones de importación asociadas a transacciones de comercio electrónico y al análisis de los nuevos medios de pago. Se realizarán actuaciones inmediatas de verificación de la información aportada por las empresas. Además se seguirán realizando otros controles que tradicionalmente la AEAT considera prioritarios.

 

Control de grandes deudores

Se insistirá en la realización de medidas cautelares, derivaciones de responsabilidad e investigaciones patrimoniales que pongan de manifiesto insolvencias ficticias o conductas tendentes a eludir el pago de las deudas mediante la ocultación patrimonial, o que pudieran constituir, incluso, posibles insolvencias punibles.

Será prioritario el seguimiento continuado de deudores con elevados importes adeudados, mediante una exhaustiva y permanente investigación patrimonial, así como un control sistemático de sus deudas pendientes. También se hará un seguimiento de insolvencias aparentes, impulsando las acciones penales que, en su caso, correspondan, y se procederá a la revisión de la situación de deudores previamente declarados fallidos, comprobando si su situación patrimonial permite la realización del cobro previamente frustrado por insolvencia.

Se intensificarán las actuaciones de control en materia concursal para impedir conductas defraudadoras tendentes a eludir el pago de las deudas tributarias y se reforzarán las actuaciones para el cobro de deudas.

© Tax 2018 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?