Si el objetivo de los empresarios y emprendedores es generar valor ¿no está bien conocer el valor que se ha creado y por el que trabajamos cada día?

En Cataluña hay 532.000 PYMES y microempresas, según el Anuario de la PYME Catalana (2021) de PIMEC, realizado por los economistas Modest GUINJOAN y Moisés BONAL.

Son el 99,8% del total de empresas catalanas que pertenecen a emprendedores y familias empresarias, y son los responsables del 60% de la creación de valor (VAB) en la economía y del 70% de la ocupación.

Mediante sus compañías y actividades, los empresarios generan riqueza del país en forma de ocupación, comercio e impuestos, pero también crean valor para ellos y sus familias y es conveniente conocer la magnitud.

¿Por qué? Os apunto algunas razones, las más comunes:

  • Porqué es el elemento patrimonial más importante para la mayoría de las familias empresarias. Forma parte de lo que tiene un empresario/a y de lo que puede legar a sus herederos. ¿O es que no queremos saber cuanto vale nuestra casa, o el coche o una obra de arte que tenemos?
  • Para el caso que el empresario/a quiera vender, por diferentes tipos: por jubilación, por dejarla a un socio, por oportunidad, o bien para que reciba una buena oferta de compra... ¿Cómo podremos saber si la oferta es buena si no la valoramos?
  • Por si necesitamos financiación o queremos incrementar capital. Si no tenemos una valoración, en el primer caso ¿cómo sabremos si somos solventes? En el segundo caso, ¿cómo sabremos que parte de la propiedad cederemos para la aportación de capital?

  • Para conocer cual es la posición competitiva de la empresa en el sector. Es una magnitud que nos permite comparar de manera más fiel diferentes empresas (así es como se hace con las empresas cotizadas en las Bolsas). La facturación, el beneficio o el nombre de empleados son datos orientativos, pero insuficientes para una comparación cuidadosa. ¡También nos debe permitir valorar la oportunidad de comprar a un competidor!

Hay más motivos para valorar un negocio o empresa. En cualquier caso, es recomendable hacer una valoración asesorados por expertos en valorar empresas que no caer en simplificaciones o errores.

Finalmente es aconsejable hacer la actualización del valor con cierta periodicidad -cada dos o tres años, si no hay cambios importantes-, para estar preparados en el caso que se presenten algunas de las situaciones que hemos señalado en este artículo.

Si quieres valorar tu empresa, no dudes en contactar con TAX.

 

Pere Galí

[email protected]

LinQventure

© Tax 2022 - Todos los derechos reservados

{-- !! FnxSocial::whatsappchat('608 741 883') !! --}