La pandemia originada por la Covid-19 y su permanencia durante tantos meses está comportando cambios en nuestras costumbres y la adopción de nuevos hábitos. Para hacer frente a esta nueva realidad social, una de las últimas medidas adoptadas por las autoridades es la aprobación de la ley del Teletrabajo, que pretende fomentar hacer trabajo desde casa, pero ¿cómo se separa la vida personal y íntima de la esfera laboral, si se trabaja desde casa?

Lo que incumbe a la empresa:

  • Definir una política de protección de la información para situaciones de movilidad y teletrabajo, que establezca como se desarrollará el teletrabajo. Por ejemplo: formas de acceso remoto, dispositivos habilitados y nivel de acceso permitido, así como responsabilidades y obligaciones de los trabajadores.
  • Configurar los dispositivos utilizados por los trabajadores en estos casos, los cuales preferiblemente tienen que ser facilitados por la empresa.
  • Otorgar un acuerdo de teletrabajo entre trabajador y empresa que regule la forma como se ejercerá el teletrabajo, las características y obligaciones de las partes.

 

¿Puede monitorizar la empresa los accesos en la red corporativa desde el exterior?

Sí, a tal efecto de detectar comportamientos anormales que sean manifestación de brechas de seguridad.

¿y para verificar el cumplimiento de las obligaciones laborales?

Sí, siempre que se haya informado los empleados sobre este tema con carácter previo y de manera específica.

Los controles de acceso remoto a recursos corporativos en situaciones de movilidad y teletrabajo tienen que respetar los derechos digitales establecidos en la normativa sobre protección de datos, el derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales y el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral.

Lo que incumbe al trabajador

  • Adoptar las precauciones necesarias para garantizar la confidencialidad de la información que se trata, intentando evitar los accesos no autorizados de terceros a la información.
  • Destruir la documentación en papel y eliminar la información almacenada en el dispositivo.
  • Guardar la información generada durante el teletrabajo en la red corporativa y no en el propio dispositivo.
  • No utilizar aplicaciones no autorizadas ni deshabilitar la política de copia de seguridad corporativa que tiene cada dispositivo
  • Informar la empresa sobre anomalías que puedan afectar la seguridad de la información y los datos personales tratados

En definitiva, tanto trabajador como empresa tienen que procurar que el teletrabajo se asemeje al máximo al trabajo presencial, tanto en el desarrollo del trabajo, como una vez finalizada la jornada laboral.

 

Diana Martínez

[email protected]

Abogada de TAX Legal

© Tax 2020 - Todos los derechos reservados

{-- !! FnxSocial::whatsappchat('608 741 883') !! --}