Parece que una vez más ha tenido que pasar una grave situación porque posamos los “pies a tierra” y nos damos cuenta de que no todo va como nos pensábamos. Las crisis tienen esta parte “buena”, se suele decir para dar un mensaje positivo, cuando todo parece ir mal y no se encuentra la salida. Añadiendo que saldremos (los que salgan) más reforzados porque, al fin y al cabo, de todo se aprende y nos servirá para afrontar mejor (de esto ya no estoy demasiado seguro) la siguiente. A menudo, a medida que la situación mejora, se suele volver a ver que ya volvemos a “ir be” sin ver la duración de esta curva, y desgraciadamente podemos llegar no bastante protegidos para la siguiente crisis.

Pero esta vez con la pandemia de la Covid-19 la situación se absolutamente diferente. ¿Quién podía prever una cosa así hace solo unos meses?

Muchas de las medidas preventivas que han ido incorporando muchas empresas podan no haber estado suficientes. Respetar los índices de endeudamiento, disponer de una buena gestión de los Recursos Humanos, cuidar la imagen Corporativa, tener una buena información de los mercados y disponer en definitiva de un buen Sistema de Gestión Empresarial, habrán estado sin ningún tipo de duda decisiones suficientes acertadas. En muchos casos y cada vez mes, nosotros como asesores hemos estado colaborando profesionalmente con los clientes en estas áreas dada nuestra vocación de “apoyar a su empresa” y nuestra experiencia de conocimiento de los clientes y de los sectores en los que se mueven.

Con todo, esta crisis nos ha pedido mucho más del que se podía prever y que, los despachos como el nuestro, han habido que hacer un gran esfuerzo y dotarse de las herramientas necesarias para hacer frente a todo el que la complicada situación pedía en estos momentos. Solo hay que ver la inmensa cantidad de normativas nuevas en todas las materias, especialmente laboral, que ha habido que aplicar en “horas”, y la que continúa saliendo, requiriendo previamente el análisis de los especialistas y la información y servicio que hay que trasladar a los clientes, y muchas veces todo ello fuera del horario de oficina.

Esto no hubiese sido posible si en TAX no tuviésemos la estructura y tamaño que tenemos y que hemos ido consolidando año tras año con nuestra vocación de servir a las empresas, apostando por el crecimiento continuado. Nuestra ubicación geográfica, con más de 50 oficinas repartidas por todo el territorio español, con las particularidades normativas de cada comunidad autónoma, y por encima de todo los más de 300 profesionales dedicados plenamente al servicio del cliente y compartiendo conocimiento y experiencias, nos han dado la capacidad de respuesta que en estos momentos necesitan nuestros clientes. Todo esto coordinado por un departamento comercial y de atención al cliente que ha hecho posible que toda la información, las normativas que ha salido (y siguen...) saliendo llegue a todos los lugares para informar los clientes con las Circulares, Webinars y todo tipo de videos ilustrativos. Todo un despliegue de medios que pocos despachos han estado capaces de hacer.

Tampoco podemos olvidar que el departamento laboral ha sido el más afectado y el que ha requerido un esfuerzo más grande. Los horarios, las vacaciones y las intenciones han sido relegados ante la avalancha de urgencias y cambios normativos constantes, priorizando siempre la atención al cliente y el acompañamiento en sus problemas y necesidades.

Son muchos los mensajes de reconocimiento que hemos recibido estos días de nuestros clientes. Esta fuerza de grupo que tenemos en TAX ha estado decisiva para afrontar este reto y los profesionales que formamos parte somos plenamente conscientes tanto como los clientes que nos lo han agradecido. Y es que en esta vida siempre ha sido muy importante ir muy bien acompañado.

 

Josep Massó

[email protected]

Socio-Director de TAX Barcelona Paseo de Gràcia

© Tax 2020 - Todos los derechos reservados

{-- !! FnxSocial::whatsappchat('608 741 883') !! --}