El pasado 12 de marzo se publicó en el BOE el Real Decreto-Ley 8/2019 de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo. 

En el mismo y a partir del 12 de mayo de 2019, se obliga a todas las empresas, independientemente de su tamaño, a registrar diariamente las jornadas de sus trabajadores sin distinción: indefinidos o temporales, a tiempo parcial o completo; incluidos aquellos trabajadores que presten sus servicios fuera de su centro de trabajo habitual o estén desplazados y los teletrabajadores o que trabajen desde su domicilio, estableciendo el horario concreto de inicio y de fin de la jornada laboral. Esto supone una novedad frente a la normativa anterior que sólo obligaba a los trabajadores con contrato a tiempo parcial o a los empleados que realizaran horas extraordinarias.

Respecto a la forma de llevar a cabo este registro será acordado mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, será el empresario quien decida cómo implantarlo previa consulta con los representantes legales de los trabajadores, si los hubiese. Cabe destacar que los convenios colectivos sectoriales podrán concretar, atendiendo a la singularidad de cada actividad, la manera de proceder para el registro horario. 

Por tanto, a falta de regulación en convenio colectivo, el sistema utilizado para el registro podrá ser el que cada empresa decida que es el más adecuado a sus necesidades y presupuesto, desde una sencilla hoja donde cada trabajador apunte diariamente su hora de entrada y salida, hasta sistemas más complejos como una máquina de fichar con tarjeta, por huella, identificación biométrica, o aplicaciones informáticas, de teléfono móvil, on line y un largo etcétera. Pero siempre el sistema utilizado para el registro deberá ser fiable y seguro, esto es, que no permita la manipulación o alteración de los datos registrados.

Hay que destacar la obligación de la empresa de conservar los registros de cada uno de los trabajadores durante al menos cuatro años, y que deberán permanecer en todo momento a disposición de los trabajadores, de los representantes legales de éstos y de la Inspección de Trabajo en el centro de trabajo.

Continúa en vigor, a efectos del cómputo de horas extraordinarias, el registro diario de las mismas, su totalización mensual y la entrega de una copia al trabajador.

Por último, la transgresión de las normas en materia de registro de jornada se considera una infracción grave sancionada con multa de hasta 6.250 euros.


Iker Izquierdo 
iizquierdo@tax.es 
Responsable Departamento Laboral de TAX Burgos

© Tax 2019 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?