En un mundo global en el que nos encontramos, la frecuencia con que las personas pasan por diferentes empresas durante el transcurso de su vida laboral es cada vez más alta, por lo tanto, es de vital importancia la preservación del conocimiento y la información confidencial de la empresa, sobre todo la que a nivel competitivo sea sensible. 

No son pocas las veces que un comercial se ha llevado la base de datos de los clientes de la empresa y la ha utilizado en beneficio de otra empresa, o los casos en los que un técnico se ha apropiado de información valiosa de Investigación y desarrollo de la empresa, o un Directivo ha hecho sus Planes estratégicos de la empresa, de manera que es especialmente importante que las empresas pongan los medios adecuados a su alcance para evitar que sucedan estas situaciones. 

Tenemos diferentes medios para proteger la empresa, como pueden ser un pacto de confidencialidad, un pacto de no competencia, y ahora, además, una nueva legislación que regula los Secretos Empresariales. En consecuencia, tenemos las herramientas idóneas, pero se deben utilizar de manera correcta para una óptima protección. 

A menudo, las empresas tienen contratos laborales antiguos, con cláusulas con un contenido muy básico, que no se han modificado ni actualizado a lo largo de la vida profesional o laboral del empleado dentro de la empresa. Esto implica que, por ejemplo, los contratos de trabajadores que han ido ascendiendo dentro de la empresa, y que actualmente ostentan cargos de mayor responsabilidad o que, simplemente, tienen acceso a información relevante, no incluyan cláusulas y pactos que protejan esta información sensible para la empresa. Por eso, tan importante es renegociar las condiciones de trabajo, como actualizar los contratos en si y utilizar las herramientas de las que disponemos de manera correcta. 

Una causa más de la situación expuesta la encontraremos en la propia evolución tecnológica, que ha facilitado el acceso a mucha más información a las personas que forman parte de la empresa. 

A principios de 2019, y como resultado de la transposición de la directiva europea UE 2016/943, el Estado Español ha aprobado la Ley de Secretos Empresariales, que tiene como principal objetivo preservar toda la información, o conocimiento tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo, o financiero de carácter confidencial para la empresa. 

Los motivos de esta regulación a nivel europeo y ahora, también a nivel estatal, son dotar a las empresas de nuevas herramientas de protección frente a la competencia desleal, y así incentivar la innovación y el desarrollo de nuevos conocimientos por parte de aquellas empresas que quieran diferenciarse en el mercado, o tener una ventaja frente al resto de competidores, mejorando así la competitividad empresarial. 

La propia Ley de Secretos Empresariales establece que esta información a proteger debe reunir 3 características: ser secreta, tener valor comercial (real o potencial), y haber sido objeto de medidas razonables para mantenerla en secreto. 

Así pues, lo primero que debe hacer la empresa es identificar lo que considera que es información sensible o trascendente a nivel competitivo, para poder tomar las medidas adecuadas. 

Debemos tener en cuenta que queda excluido de este ámbito el conocimiento adquirido por el empleado en su puesto de trabajo, es decir, la experiencia, así como aquella información que es conocida por todos y que la empresa ha divulgado sin tomar ninguna medida y a la que no se ha dado valor. De manera que es de vital importancia que la empresa primero identifique cuáles son sus secretos empresariales y adopte las medidas adecuadas, como podrían ser establecer claves de acceso, o restricciones a la información, entre otros. 

Por lo tanto, os invitamos a reflexionar sobre los Secretos Empresariales de vuestra empresa, identificándolos y valorándolos para adoptar las medidas oportunas, y protegiéndolos adecuadamente, ya que es uno de los valores más importantes de las Empresas. 

 

Helena Martínez
hmartinez@tax.es
Socia directora de TAX 

© Tax 2019 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?