La situación económica actual ha provocado la necesidad de un cambio de enfoque en los informes de auditoría. Este nuevo enfoque permitirá a los usuarios disponer de información más significativa, que ayudará y hará posible tomar mejores decisiones respecto la sociedad auditada. 

Como establece la Ley 25/2015 de auditoría de cuentas, la auditoría es la actividad que mediante determinadas técnicas de revisión tiene por objetivo la emisión de un informe sobre la fiabilidad de la información económica financiera auditada. 

La resolución de 23 de diciembre de 2016 del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas publica la modificación de determinadas Normas Técnicas de Auditoría (BOE 31 de diciembre de 2016). Esta resolución modifica el informe de auditoría y supone cambios relevantes en la forma de trabajar y documentar la auditoría. El objetivo que se persigue con este gran cambio es mejorar el valor comunicativo y la relevancia del informe de auditoría. 

El nuevo informe de auditoría está formado por las siguientes partes: 

  • Título y destinatario: Se debe dejar claro que se trata de un auditor independiente y los destinatarios son las personas físicas o jurídicas que encargan el trabajo y a quien va destinado (normalmente los accionistas o socios).
  • Opinión: Primero se identifica qué estados financieros se han auditado, de qué se componen y a qué periodo corresponden. En la segunda parte es donde el auditor expresa si su opinión es modificada o no modificada. 
  • Fundamento de la opinión: Se especifica que la auditoría se ha realizado según la normativa reguladora de la actividad de auditoría de cuentas. También se pondrá de manifiesto que el auditor es independiente de la entidad y se indicará el párrafo donde se explica la responsabilidad del auditor. Se manifiesta si hay una base suficiente y adecuada para la opinión.
  • Empresa en funcionamiento: Solo cuando sea aplicable. 
  • Cuestiones clave de la autoría / Aspectos más relevantes de la auditoría (¡Novedad!): Se describirán aquellos aspectos que, según el juicio profesional del auditor, han sido considerados como los riesgos de incorrección material más significativos de la auditoría de las cuentas anuales del periodo actual. Se comentará que estos riesgos han sido tratados en el contexto de la auditoría en su conjunto, en la formación de la opinión y que no expresan una opinión separada sobre estos riesgos. 
  • Otra información: Informe de gestión; la responsabilidad del auditor consiste en evaluar la concordancia contable y el contenido conforme a la normativa aplicable. 
  • Responsabilidad de los administradores: Pretende dejar muy claro a los usuarios cuál es la responsabilidad de los administradores para diferenciarla de la responsabilidad de los auditores. 
  • Responsabilidad del auditor en relación a la autoría de cuentas anuales: Se especifica que el objetivo del auditor es obtener una seguridad razonable y emitir el informe. Una seguridad razonable no significa una garantía para detectar todas las incorrecciones materiales existentes. 
  • Informe sobre otros requerimientos legales y reglamentarios.
  • Nombre, número del ROAC, firma y dirección del auditor.
  • Fecha del informe de auditoría. 

Estas son las principales modificaciones que se pueden encontrar en los informes de auditoría. Faltará ver ahora el efecto que provocan y cómo reaccionan los usuarios, ¿Servirá la información adicional adjuntada? ¿O por el contrario será necesario introducir más datos? En cualquier caso el objetivo es adaptarse a la evolución de la sociedad que cada vez exige tener más acceso a la información. 

 

Olga Porterias
oporterias@tax.es
Auditora de TAX Economistas y Abogados

© Tax 2019 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?