Hasta el pasado mes de noviembre optar por presentar la declaración sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas de manera conjunta o individual suponía una decisión irrevocable para los contribuyentes

Recordamos que la tributación conjunta es una opción alternativa a la tributación individual que puede ejercitar el contribuyente con las personas integrantes de la misma unidad familiar, siempre que todos sus miembros sean también contribuyentes del impuesto. Esta opción se plantea cada año, es decir, la tributación no quedará condicionada por la elección en ejercicios previos pudiendo decidir cada año según los rendimientos obtenidos cuál es el escenario más ventajoso. Debe tenerse muy en cuenta que una vez ejercitada la opción y escogida la forma de tributación, ésta solo se puede cambiar durante el periodo establecido para presentar la declaración de la renta, después ya no está permitido.  

Por fin, este criterio adoptado por la Administración y el Tribunal Económico Administrativo Regional (TEAR) que venía aplicándose, se flexibiliza por parte de un Tribunal, en concreto, ha sido el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en su Sentencia 1077/2018 de 28 de noviembre de 2018. 

En la referida Sentencia se resuelve poder modificar esta opción cuando, posteriormente a la presentación, se produzcan cambios o hechos objetivos de los que no se podía tener constancia en el momento de hacer la declaración, siempre que pueda acreditarse ante la Administración. 

El hecho objeto de análisis en la Sentencia es muy común, se trataba de una pareja que presentó la declaración de manera conjunta con la información de la que disponía en el periodo establecido para la presentación de la misma. Más tarde, recibieron el cobro de unos retrasos procedentes de rendimientos del trabajo hecho que obliga al contribuyente a presentar una declaración complementaria del IRPF del ejercicio en el que se debían haber recibido originariamente. El nuevo resultado de la declaración una vez añadidos estos retrasos cobrados resultaba ser más favorable aplicando ahora la tributación individual que aplicando la conjunta, y por ello, presentaron la complementaria cambiando esta opción fuera del periodo establecido, recibiendo posteriormente una liquidación por parte de la Administración por no proceder correctamente con la declaración, y que estos decidieron recurrir. Finalmente, sin haber tenido éxito ni con la Administración ni con el Tribunal Económico Administrativo Regional, el TSJCyL consideró probado que se trataba de un cambio en las circunstancias objetivas ajenas a los interesados, permitiendo así revocar la opción de tributación fuera del plazo preestablecido y creando jurisprudencia al respecto. 

Probablemente, y en primera instancia, la Administración no admitirá directamente la aplicación de este nuevo criterio pero el contribuyente podrá recurrirlo alegando la referida Sentencia a su favor. 

 

Estefania García
egarcia@tax.es    
Departamento fiscal de TAX Barcelona

© Tax 2019 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?