Siempre digo que una Pyme es un balance, una cuenta de resultados y un presupuesto. Una Pyme, por pequeña que sea, hay que saber gestionarla.

Para poder tomar buenas decisiones, la contabilidad y unos buenos estados financieros son básicos. Un paso más es la elaboración de presupuestos anuales. 

Cuando comento con una Pyme la necesidad de elaborar presupuestos, siempre salen las mismas excusas, que si es para grandes empresas, que al final se toman las mismas decisiones, que no sé por donde empezar, etc. 

Las ventajas de elaborar presupuestos son muchas. Quizás las más importantes son: 

  • Nos ayudan a tener que pensar de qué manera hacemos las cosas y si las podemos hacer de forma diferente. 
  • Vemos en perspectiva los errores que hemos cometido.
  • Facilitan una operativa diaria con mayor eficacia y control. 
  • En su elaboración tienen que participar los distintos departamentos/personas de dentro de la empresa, lo que hace que el personal se sienta más involucrado en la gestión y además, se empiezan a asentar las bases para una retribución variable. 
  • Y lo más importante, significa un reto de mejora continua. Al ir elaborando los presupuestos, año tras año, en realidad se está trazando un plan estratégico. 

Normalmente para elaborar un presupuesto nos basamos en los estados financieros del periodo anterior. No hacen falta grandes herramientas informáticas, podemos empezar con un simple Excel. Los puntos más importantes son: 

  • La cifra de ventas. Qué acciones comerciales y de marketing es necesario realizar para incrementarla. Necesidad o no de incorporar nuevos productos, diversificar líneas, nuevos mercados geográficos, etc.
  • Márgenes brutos. Aquí es necesario reflexionar sobre nuestros precios de compra, procesos de fabricación, nivel de stock necesario, conveniencia de nuevos proveedores.
  • Gastos de personal. Definiremos los recursos necesarios para obtener la cifra de ventas presupuestada y su política salarial. 
  • Gastos de estructura. Es recomendable analizar partida por partida, y pensar en cada uno; si es necesario o imprescindible. Necesarios normalmente lo son todos, imprescindibles, menos. 

Desde TAX os animamos a empezar. No es difícil, os sentáis y os preguntáis: ¿qué quiero conseguir el 2019? Y lo plasmáis en unas cifras razonables. Es necesario hacer un seguimiento conjunto con los miembros de la empresa. 

Al cabo de unos años vais a pensar cómo habéis podido gestionar sin presupuestos. Manos a la obra. 

 

Joan Gironella
jgironella@tax.es

Presidente de TAX
 

© Tax 2019 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?