La Inspección de Trabajo tiene entre sus prioridades localizar errores más comunes que se cometen cuando se celebra un contrato temporal, para así transformar la relación laboral en indefinida. Hasta ahora las penalizaciones a las empresas por el abuso de la temporalidad se aplican en bloque, es decir, una sola sanción “agravada por el número de trabajadores, entre otros factores”. Con la nueva campaña de Inspección de Trabajo, pasará a ser una multa por cada trabajador. Actualmente la sanción puede ser de 6.250 euros por cada contrato efectuado en fraude de ley.

Desde TAX, sabemos que los contratos eventuales celebrados con sus empleados son para cubrir realmente una temporalidad, pero es preciso saber dónde hemos de insistir en el momento de redactar un contrato eventual y qué puntos debemos tener en cuenta para afrontar una inspección con garantías.

Recordamos que los contratos temporales únicamente se pueden utilizar en los casos previstos legalmente, es decir, existen casos concretos,  en los que es posible celebrar un contrato temporal, pero fuera de estos casos y sin causa que lo justifique, se tratará de un contrato temporal en fraude de ley,  cuya consecuencia inmediata será que deberá ser considerado como un contrato indefinido.
 
 En definitiva, podemos concluir que muchos de los contratos temporales pueden ser considerados en fraude de ley por los siguientes motivos:

  • Exceder el límite temporal establecido por ley o contemplado en el convenio colectivo.
  • En los contratos de obra y servicio, no indicar exactamente la obra o servicio que se va a realizar, o tratarse de realizar un servicio dentro de la actividad normal de la empresa.
  • En los contratos eventuales, no identificar claramente la eventualidad, el motivo por el cual se tiene un pico de trabajo que justifique la contratación temporal y no la contratación de un trabajador indefinido.
  • En los contratos de sustitución, no indicar el trabajador sustituido y la causa de la sustitución.
  • No cumplir con las formalidades del contrato, por ejemplo, si no se ha formalizado el contrato por escrito.

¿Cómo evitar la sanción? 
Si la causa del contrato temporal no está bien justificada, es mejor hacer un contrato indefinido, que cuenta siempre con un período de prueba (en algún caso de hasta 12 meses) y ahorrarnos estos costes añadidos o seguir jugándonos la sanción de la Inspección de Trabajo por tener contratos fraudulentos si no se especifica correctamente la causa y se puede demostrar suficientemente. Actualmente la sanción puede ser de 6.250 euros por cada contrato efectuado en fraude de ley.

¿Y si no me va bien el empleado o el negocio? Para estas situaciones está el período de prueba o el despido. Si la empresa no va bien se puede hacer un despido objetivo cuya indemnización es de 20 días de salario por año (1,67 días por mes). Y si ha pasado el período de prueba y la empresa va normal, pero no queremos continuar con el empleado, el despido improcedente cuesta 33 días de salario por año (2,75 días de salario por mes). 


Es bueno saber también:
Un contrato temporal sale un 4,58% más caro que uno indefinido en cuanto a costes de indemnización y cotización a la Seguridad Social.
Además, hay que tener en cuenta que los contratos temporales suponen un mayor coste de gestión y de adaptación del trabajador a su puesto de trabajo y a las normas de la empresa y en cuanto a prevención de riesgos laborales: reconocimiento médico, formación, EPI’s nuevos, etc., mientras que en los fijos o indefinidos estos costes se amortizan en más tiempo y se logra una mayor integración del trabajador en el equipo de la Empresa.


Magda Bargalló
mbargallo@tax.es
Responsable Departamento Laboral de TAX Barcelona

© Tax 2018 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?