A menudo acuden a nuestros despachos clientes extranjeros que disponen de fincas en España por dudas relacionadas con la gestión y administración de estas fincas. Una de las casuísticas habituales, es la tramitación de herencias de no residentes por bienes que se encuentran en España. 

Hasta hace pocos años, la normativa española del Impuesto de Sucesiones y donaciones no permitía aplicar, en los casos de herederos no residentes, los tipos y bonificaciones que las diferentes normativas fiscales de las Comunidades Autónomas habían ido aprobando para sus residentes locales, y les obligaba a presentar el impuesto de sucesiones ante la Hacienda española (competente en herencias de no residentes) y a pagar la normativa estatal, que tiene unos tipos elevados y muy pocas reducciones y bonificaciones. 

El año 2014, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó una sentencia donde consideró que el trato que recibían los no residentes era discriminatorio porque vulneraba el artículo 63 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, ya que obligaba a los no residentes a pagar el tipo estatal en vez del tipo de la comunidad autónoma, y esto era contrario a la prohibición de la restricción de libre movimiento de capitales entre los países de la Unión, y entre estos y países terceros. 

A raíz de esta sentencia, el estado español se vio obligado a modificar la normativa del Impuesto de Sucesiones y a partir del 1 de enero de 2015, se permitió que los no residentes comunitarios (entendidos como tales los ciudadanos residentes en la Unión Europea o en el Espacio Económico Europeo) pudieran aplicar los beneficios fiscales de la comunidad autónoma. Esta modificación legislativa, pero, dejó de lado a los no residentes extracomunitarios, a quienes se les seguía aplicando el tipo estatal para los bienes heredados en España. 

No obstante, este año 2018 se han dictado varias sentencias del Tribunal Supremo (entre otras, Sentencias de 19/02/2018, de 21/03/2018 y 22/03/2018), referidas a herederos residentes en Canadá, Costa Rica y Suiza, han concluido que los residentes extracomunitarios deben tener el mismo trato fiscal que los comunitarios en relación a las herencias por bienes situados en el Estado Español, ya que la prohibición a la restricción de libre movimiento de capitales, también afecta a países terceros de fuera de la Unión Europea. Estas sentencias, por lo tanto, lo que vienen a decir es que los no residentes extracomunitarios tienen derecho a aplicar, al igual que los no residentes comunitarios, el tipo y bonificaciones de las comunidades autónomas por las herencias de los bienes situados en España. 

Aunque los no residentes, sean comunitarios o extracomunitarios, deberán comunicar presentando la declaración del Impuesto de sucesiones a la hacienda estatal (que sigue teniendo las competencias en esta materia), sí que esta jurisprudencia, permite aplicar, por lo tanto, por las nuevas herencias que se tramiten ahora, los tipos, reducciones y bonificaciones de la comunidad autónoma. Además, se abre una ventana para poder reclamar, vía devolución de ingresos indebidos, la diferencia entre el impuesto estatal y el comunitario pagados por los extracomunitarios por herencias no prescritas. 

 

Natàlia Salleras
TAX Legal Abogados
nsalleras@tax.es

 

© Tax 2018 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?