Para las empresas que están obligadas a hacer la auditoría, ya saben que es un proceso que deben realizar anualmente y que junto con las CCAA permite tener una visión del año cerrado y ver cómo ha ido. Se procede a hacer la auditoría antes del cálculo del Impuesto de Sociedades, por lo tanto, permite revisar los posibles errores que pueda contener la contabilidad antes de la presentación del impuesto. Un Impuesto de Sociedades presentado sin errores, ahorra requerimientos y sanciones. 

 

¿En qué consiste la auditoría?
A parte de la revisión de la contabilidad, la auditoría también hace una revisión del procedimiento interno para la elaboración de los estados financieros. Es decir, se obtiene información y documentación del funcionamiento del procedimiento interno. En este sentido, se elaboran descriptivos del trabajo de cada departamento. Desde el departamento de compras, que hace la comanda al proveedor, hasta el departamento de ventas que la entrega, pasando por el departamento de tesorería, personal, administración, etc. 

De este modo, es posible detectar procedimientos con puntos débiles. Es muy positivo que la sociedad tenga un procedimiento muy elaborado y bueno para cada una de las personas que trabaja allí, pero si no hay puntos de control donde se haga una revisión para comprobar que se está aplicando el procedimiento que toca, no se sabe a ciencia cierta si se aplica la política de empresa. 

Es necesario añadir que, al final de la auditoría, se emite un informe donde se comenta si hay algún error en los estados financieros y una carta de recomendaciones, donde se exponen puntos débiles (que no son graves para decir que los estados financieros no son correctos) que tiene la entidad. 

 

¿Por qué es importante la detección de errores?
Con la detección de errores se puede corregir el año y dejarlo establecido para el futuro. Es decir, cada año se llevan a cabo las mismas operaciones y, por lo tanto, una vez detectado un error, se puede establecer el modo de corregirlo para los próximos años. En caso de que en algún momento se lleven a cabo operaciones menos frecuentes, durante la auditoría se analizarán más detalladamente y se pondrá más énfasis en cómo se deben contabilizar, cosa que aportará más seguridad. 

 

¿Por qué es útil hacer la auditoría?
El informe de auditoría es útil cuando se va a negociar financiación con el banco, ya que aporta seguridad de que la documentación que piden está libre de errores materiales. Igualmente es una herramienta útil para firmar y negociar contratos con clientes y proveedores. Incluso algunas subvenciones o líneas de ayudas de órganos públicos piden las CCAA auditadas. 

En casos de empresas con un accionariado compuesto por varios socios, hacer una auditoría aporta seguridad a aquellos socios que tienen menos control sobre la contabilidad de la empresa, ya que no están tan presentes en el día a día de ésta.  

Una revisión de la contabilidad de un tercero ajeno a la sociedad da un grado de imparcialidad a sus CCAA. Es, por lo tanto, la carta de presentación a muchas oportunidades de negocio

               
Olga Porterias
oporterias@tax.es
Auditora de TAX Economistas y Abogados

© Tax 2018 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?