Empresas grandes, medianas, pequeñas, de todos los sectores, públicas, privadas, mixtas… todas, sin excepción, están o van a estar adaptando su empresa al mundo digital.

¿Pero qué es realmente la transformación digital? Se trata de un proceso de cambio y al mismo tiempo de evolución, que muchas empresas en la actualidad no saben cómo afrontar. Podríamos decir que se trata de adaptar la empresa al mundo digital redefiniendo objetivos y estrategias para conseguir esta adaptación.

En el actual contexto: la cultura digital, las nuevas necesidades y expectativas de los usuarios (clientes, o no), el big data, los nuevos modelos de negocio… no deja otra posibilidad.

Una razón para la digitalización: no hace mucho leía en la prensa que España está dentro de los cinco países con mayor porcentaje de personas que se conectan a diario a Internet. Concretamente un 90%, y generalmente lo hacen desde el Smartphone durante más de dos horas y media al día. 

El eje principal de la transformación digital es que hablamos de personas y no de sistemas ni de modelos, ni siquiera de productos o de servicios. En el centro de la empresa se encuentran las personas, ya sean trabajadores, clientes, accionistas, proveedores. Por ello, la transformación no afecta solo a las organizaciones como tal, sino también, de forma individual, a las personas que la forman.

¿Qué pueden hacer las pymes para ejecutar esa transformación? En primer lugar hay que realizar un estudio de las necesidades digitales de la empresa y saber qué hace nuestra competencia al respecto. En segundo lugar, se necesita trazar nuestra hoja de ruta ya que cada empresa es diferente y tiene unas necesidades distintas y se debe realizar en base a unos objetivos reales de la empresa y por último, pero no menos importante, se debe establecer un plan de comunicación interna para explicar en qué consiste el proceso y hacer partícipes a todos los integrantes de la organización.

En anteriores artículos había hecho incidencia en el concepto de “innovar” y en la necesidad de la innovación permanente. La transformación digital es un paso más. En TAX, desde el año 2002 la tecnología digital ha estado siempre dentro de nuestras prioridades y ahora nos encontramos con que buena parte de la relación con nuestros clientes es digital: portal del cliente, portal del empleado, apps e incluso software compartido con las empresas.

Si eres una pyme tradicional, cuanto antes comiences con la transformación digital de tu organización, antes mejorarás tu competitividad. Y recuerda que es un proceso que no finaliza, puesto que a diario aparecen novedades tecnológicas, nuevos perfiles, nuevos dispositivos…

 

Joan Gironella
Presidente de TAX
jgironella@tax.es

© Tax 2018 - Todos los derechos reservados