Ahora más que nunca será necesario que las empresas y los particulares se asesoren muy bien con un abogado para negociar las cláusulas de los contratos defendiendo sus intereses y mirando de evitar repercusiones no deseadas.

A día de hoy todo el mundo está oyendo hablar de la fuerza mayor o de la cláusula rebus sic standibus para intentar negociar una exoneración de responsabilidad e intentar suspender, modificar o resolver un contrato. Pero a partir de ahora, como ya falta el requisito de imprevisibilidad -todo el mundo ya es consciente de los terribles efectos del coronavirus y su impacto en las relaciones económicas- nadie puede alegar causa de fuerza mayor en los nuevos contratos que se firmen. Por lo tanto es imprescindible negociar bien las cláusulas de los contratos y prever los diferentes supuestos que nos podemos encontrar:

¿Cómo resolvemos si los gobiernos adoptan determinadas medidas de contención?

¿Si se endurecen las medidas de seguridad en el trabajo?

¿Si la pandemia se extiende a zonas geográficas que ahora no están sensiblemente afectadas?


Habrá que ser muy previsor negociando los nuevos contratos y regular qué sucederá en estos supuestos y quienes asumen la responsabilidad de las consecuencias que se deriven. Habrá que prever cláusulas resolutorias, suspensivas, ampliación de plazos, abrir la posibilidad a renegociar las condiciones, ...

 

Nuestro consejo: no firme ningún contrato sin una reflexión y revisión con su abogado. Esta es una premisa siempre válida, pero ahora más que nunca.

 

Más información en TAX Legal

© Tax 2020 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?