La crisis económica provocada por el COVID-19 ha supuesto un obstáculo adicional a la viabilidad de muchas empresas.

 

A fin de velar por la continuidad de las mismas, teniéndose también en consideración aquellas sociedades que, tras haber pasado por un concurso de acreedores, se encuentran cumpliendo con un acuerdo o negociando con sus acreedores, se han adoptado determinadas medidas en el ámbito concursal encaminadas a paliar y reducir los efectos económicos provocados por el  coronavirus, que consideramos que pueden ser de interés:

 

  • Se amplía el plazo para presentar la solicitud de declaración en concurso hasta el 31 de diciembre de 2020. Cabe matizar que, solamente se recomienda la demora en presentar el concurso a aquellas empresas que prevean la posibilidad de que exista una continuación de su actividad. No a aquellas sociedades que sabiendo que están en una situación de insolvencia, lo único que hacen es postergar su declaración de concurso de acreedores, generando y ampliando las deudas y la insolvencia.
  • No será motivo de culpabilidad el hecho de solicitar con anterioridad a la presentación de la declaración de concurso ICO, préstamos y demás sistemas de financiación.
  • Igualmente, aumentarán de categoría los créditos relativos a préstamos concedidos por personas vinculadas con la concursada, como lo pueden ser, socios, apoderados, administradores, cónyuges, ascendientes y descendientes. Ello significa que tales personas, ahora, tendrán más posibilidades de cobrar el importe prestado.
  • Aquellas empresas que estén cumpliendo un convenio concursal y prevean la imposibilidad de cumplirlo, podrán solicitar al Juzgado una propuesta de modificación del convenio. Lo mismo respecto a los acuerdos de refinanciación aprobados, se podrá renegociar con los acreedores.
  • Hasta el día 31 de diciembre de 2020, no se aceptarán las declaraciones de concurso que presenten los acreedores (concurso necesario).
  • Se tramitarán con carácter urgente todos los concursos que se presente de ahora en adelante y hasta el día 31 de diciembre de 2020.
  • También tendrán una tramitación preferente los concursos de las personas físicas, conocidos como Segunda Oportunidad.

 

Tales medidas han sido acordadas con el ánimo de no interrumpir la buena marcha de las sociedades. No obstante, también han sido adoptadas para facilitar la tramitación de concursos de todas aquellas personas, jurídicas y físicas, que se encuentren en una situación de insolvencia.

 

Todo ello, vendrá reforzado con el Texto Refundido de la Ley Concursal, que entrarán en vigor el próximo 1 de septiembre del 2020.

 

El departamento de TAX Legal lo integramos profesionales, abogados y economistas, expertos en materia concursal, que analizamos la situación económica y financiera de empresas y personas físicas, a fin de asesorarles sobre la mejor alternativa en caso de insolvencia y defender sus intereses en el procedimiento concursal, logrando que puedan volver a empezar de nuevo.

 

Mònica Batalla
[email protected]
Advocada de TAX Legal

© Tax 2020 - Todos los derechos reservados

{-- !! FnxSocial::whatsappchat('608 741 883') !! --}