Hoy se ha publicado en el BOE el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo. A continuación detallamos algunas de las medidas que se recogen:

  • Se crea una nueva “categoría” de ERTE para las empresas que puedan reiniciar su actividad, denominado “de fuerza mayor parcial”, que durará hasta el próximo 30 de junio para aquellas empresas que puedan iniciar su actividad. Durante este periodo, las empresas pueden combinar trabajadores en actividad y suspendidos y los pueden incorporar de manera parcial según las necesidades que tengan. 
  • Se prioriza incorporar a los empleados afectados por ERTE, en la medida necesaria para el desarrollo de la actividad empresarial, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.  
  • Se prorrogan los ERTE por fuerza mayor hasta el 30 de junio para aquellas empresas que no puedan iniciar su actividad. 
  • En relación al mantenimiento de la ocupación durante 6 meses, estos 6 meses empiezan a contar desde la fecha de reanudación de la actividad, entendiendo por tal la incorporación al trabajo efectivo de personas afectadas por ERTE (sea total o parcial). Las empresas deberán comunicar a la autoridad laboral la renuncia total, en su caso, al ERTE en un plazo de quince días y al SEPE las variaciones en los datos de personas trabajadoras incluidas en esos expedientes.
  • No se considerará incumplido el compromiso de mantenimiento del empleo cuando el contrato de trabajo se extinga por despido disciplinario declarado como procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez del trabajador ni por el fin del llamamiento de las personas con contrato fijo discontinuo.
  • Este compromiso del mantenimiento del empleo no resultará de aplicación en caso de que la empresa deba presentar concurso de acreedores ni aquellas empresas que tengan alta variabilidad o estacionalidad del empleo.
  • Las empresas que no cumplan este mantenimiento de empleo deberán devolver el importe de las cotizaciones cuyo pago haya sido exonerado con recargo e intereses de demora.
  • Asimismo, se impide acogerse al ERTE a las empresas domiciliadas en paraísos fiscales y el reparto de dividendos durante el ejercicio fiscal que corresponde al expediente. Las empresas y entidades que se acojan a los beneficios derivados de la prórroga de los ERTE por fuerza mayor no podrán proceder al reparto de dividendos durante el ejercicio fiscal correspondiente a la aplicación de los ERTE.
  • Se facilita la transición de ERTE por fuerza mayor a ERTE por causas ordinarias (económicas, técnicas, organizativas i de producción) y se permitirá que se tramiten mientras estén vigentes los primeros, siendo la fecha de efectos inicial del ERTE por causas ordinarias la de finalización del ERTE por fuerza mayor. 
  • Se mantiene la exoneración de las cuotas a la Seguridad Social para aquellos ERTES de fuerza mayor que no pueden reiniciar la actividad pero varia para aquellos que si pueden iniciar la actividad ya sea de manera total o parcialmente. aquí te hacemos un cuadro resumen: 

© Tax 2020 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?