Las consecuencias económicas para las empresas que realicen despidos relacionados con el Covid-19 serán diferentes según la circunstancia en la que se encuentren:

 

Si las empresas han realizado un ERTE y la obligación de mantenimiento de empleo está vigente…
En caso de haber realizado un ERTE, existe legalmente la obligación de mantener el empleo durante seis meses desde que el primer trabajador ha reanudado la actividad, aunque sea con reducción de jornada.

Existe, además, un nuevo periodo de seis meses para aquellas empresas que estén recibiendo de nuevo exoneraciones de las cuotas a pagar a la Seguridad Social (como consecuencia de la segunda ola), según lo establecido en el Real Decreto-Ley 30/2020, de 29 de septiembre. Este Real Decreto -Ley aclara también que aquellas empresas con un compromiso de mantenimiento de empleo previo deberán sumar el plazo de seis meses al mantenimiento de empleo, una vez finalizado el tiempo que marque el compromiso previo.

En los casos de compromiso de mantenimiento de empleo vigente, las empresas solamente pueden despedir a sus empleados en las siguientes circunstancias:

  • Despido disciplinario procedente
  • Dimisión
  • Jubilación
  • Incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez
  • Contratos temporales:
    • Cuando expire el tiempo de contrato convenido
    • Cuando se haya finalizado la obra o servicio

De lo contrario, las empresas están obligadas a mantener al 100% de los trabajadores afectados por el ERTE.

¿Qué obligaciones tienen las empresas si realizan un despido?
Las empresas deberán reintegrar el importe total de las cotizaciones exoneradas de todos los trabajadores (no solamente del trabajador despedido), así como un recargo e intereses de demora.

Es importante destacar que, si los despidos efectuados son por fuerza mayor o causas económicas, técnicas, organizativas y de producción relacionadas con el Covid-19 se declararán improcedentes o nulos, ya que la prohibición de despedir sigue vigente hasta el 31 de enero de 2021. Por lo tanto, las empresas se verán obligadas a pagar indemnizaciones por despido, salarios de tramitación o readmisiones, entre otros.

 

Si las empresas han realizado un ERTE pero la obligación de mantenimiento de empleo no está vigente / Si las empresas no han realizado ningún ERTE…

Para las empresas que no han percibido exoneraciones por la segunda ola, ya ha terminado el compromiso de mantener el empleo y, por lo tanto, pueden efectuar despidos sin tener que pagar las cotizaciones exoneradas. Lo mismo se aplica a aquellas empresas que no han hecho ningún ERTE.

Aún así, igual que en el caso anterior, los despidos por fuerza mayor o causas económicas, técnicas, organizativas y de producción causadas por el Covid-19, también se podrían declarar improcedentes o nulos y, en consecuencia, la empresa deberá pagar indemnizaciones, salarios de tramitación, readmisiones.. por lo que los despidos supondrán un coste añadido.

 

Si las empresas han realizado un ERTE y cuentan con trabajadores con contrato temporal…
Una de las opciones que tienen las empresas para disminuir los costes de personal es extinguir los contratos temporales, pero será necesario revisar si ha finalizado su duración. Las empresas deberán tener en cuenta que el contrato quedó suspendido mientras éstas no tuvieron actividad, por lo que se deberá sumar el total de días de suspensión al contrato temporal.

La extinción anticipada de los contratos temporales dará lugar a un despido improcedente o nulo y, como consecuencia, también aumentarán los costes.

 

Si tienes cualquier duda o quieres una segunda opinión, el equipo laboral de TAX Economistas y Abogados queda a tu disposición. Consúltanos sin compromiso

© Tax 2021 - Todos los derechos reservados

{-- !! FnxSocial::whatsappchat('608 741 883') !! --}