Durante este mes, empresas y personas trabajadoras han de estar atentas a la finalización de la recuperación de estas horas. La medida pudo disfrutarse entre el 30 de marzo y el 9 de abril, ambos inclusive, y su efecto principal fue la conservación del derecho a la retribución que habría correspondido a los empleados.

 

¿A partir de cuándo se podía recuperar estos días de permiso retribuido?
Desde el pasado 22 de junio se podía empezar a recuperar el permiso retribuido y se puede hacer hasta 31 de diciembre de este año.

 

Recordamos los temas a tener en cuenta para pactar cómo devolver este permiso retribuido

  • Cómo recuperar las horas no trabajadas se debe pactar con el representante de los trabajadores de la empresa en un máximo de 7 días.
  • Si no hay representación legal de la plantilla en la empresa, se deberá formar una comisión ad hoc para esta negociación, o bien por los sindicatos más representativos o, en su defecto, la integrarán tres trabajadores de la empresa. Se creará en un plazo máximo de 5 días.
  • Cuando el pacto es imposible. Si no hay acuerdo, la empresa decidirá cómo se recupera. La norma indica que, si no se llegara a un pacto entre la empresa y los trabajadores acerca de la fórmula de recuperación de estos ocho días no trabajados, la empresa notificará a la plantilla y a la comisión negociadora, en el plazo de siete días desde la finalización de las consultas, la decisión que ha tomado sobre cuándo y cómo realizar las horas del permiso
  • Se permite cualquier fórmula pactada siempre que respete los descansos diarios y semanales y los derechos de conciliación concedidos a los trabajadores.

 

¿Se puede diferir el disfrute de las vacaciones al año 2021?
En este sentido, la fecha límite del 31 de diciembre permite a las empresas negociar la recuperación en función del promedio anual de productividad de todo el ejercicio 2020.

Sería viable diferir a fechas posteriores una serie de días de vacaciones siempre que fuera negociado con la comisión representativa de los trabajadores. Únicamente a falta de tal acuerdo podría imponerse, justificadamente, por la empresa.

Por tanto, la normativa aplicable mantiene la regla general del disfrute de las vacaciones durante el año natural en que se generan, si bien admite situaciones excepcionales que atienden a las circunstancias de hecho que acaezcan. En este sentido, sería entendible en un tribunal que la supervivencia de la empresa en esta situación extraordinaria de crisis sanitaria y económica obligara a una empresa a diferir días de vacaciones de un trabajador al ejercicio siguiente, siempre que ello se justificara conforme a Derecho y tal medida no fuera abusiva.

 

© Tax 2021 - Todos los derechos reservados

{-- !! FnxSocial::whatsappchat('608 741 883') !! --}