Actualmente, es una práctica habitual que tanto los particulares como las empresas realicen compras por internet.

Estas compras están sujetas a las mismas normas fiscales que cualquier otra compra realizada a proveedores habituales y están, por lo tanto, sujetas a la normativa de IVA.

Internet hace posible que se compren fácilmente productos procedentes de otros países intracomunitarios. En muchas ocasiones, el comprador no es consciente de donde provienen los productos que ha adquirido, pero para las empresas es especialmente importante tener esta información y obtener una factura emitida correctamente para poder aplicar la posterior deducción del IVA soportado.  

Los particulares o consumidores finales que compran productos a través de una web están sujetos al régimen especial de IVA de ventas a distancia, en este caso, normalmente deben pagar el IVA del país de origen del producto, excepto que la empresa transmitente supere unos umbrales que en cada país pueden ser diferentes. A modo de ejemplo, en España este umbral es de 35.000€. Así pues, si una empresa vende productos a través de internet – incluyendo plataformas de ventas-, su domicilio está situado en algún país intracomunitario y vende a consumidores finales españoles, repercutirá el IVA de su país, excepto cuando las ventas a los consumidores finales españoles superen este umbral, en este caso, la empresa extranjera deberá darse de alta en España y repercutir el IVA español a sus clientes particulares e ingresar este IVA en España.

Por el contrario, no será lo mismo cuando el adquirente sea una empresa, ya que el régimen de aplicación en este caso será el de entregas y adquisiciones intracomunitarias. El transmitente deberá estar en disposición de los datos del cliente para poder emitir una factura exenta de IVA, ya que el IVA en este caso se paga en destino y la factura deberá informar de esta circunstancia. El empresario español que adquiera estos bienes y esté en disposición de una factura emitida correctamente deberá pagar el IVA en España como cualquier adquisición intracomunitaria que haga a otros proveedores y deducirlo simultáneamente.

Se debe tener en cuenta que es bastante común que las empresas, en disposición de una factura de adquisiciones por internet que lleven IVA español y donde conste el NIF español de la empresa extranjera, se confundan pensando que se trata de una operación interior y se deduzcan el IVA cuando en realidad se trata de ventas realizadas en el régimen especial de IVA de ventas a distancia, que no dan derecho a la deducción del IVA soportado.

Para resolver esta situación, si el producto proviene de un país intracomunitario, el empresario debe estar en disposición de una factura con sus propios datos y las de su proveedor. Esta factura no llevará IVA repercutido por tratarse de una entrega/adquisición intracomunitaria, sino que el IVA lo pagará la empresa adquirente en destino y la factura llevará la mención de esta circunstancia.  

Algunas páginas web no permiten realizar a través de ellas adquisiciones intracomunitarias por parte de empresas y las compras se tratarán siempre como si el adquirente fuera un particular, en estos casos la única manera de obtener una factura correcta sería poniéndose en contacto telefónico o vía e-mail con la empresa transmitente para obtener la factura que permita desgravarse el IVA.

 

Bettina Martínez
bmartinez@tax.es
Socia Directora de TAX Olot

© Tax 2018 - Todos los derechos reservados

Tax
¿En que podemos ayudarte?